CON CAPACIDAD DE ENCAJE

ENTRE EL PERICARDIO Y LOS SESOS BUSCANDO SENTIDO COMÚN

domingo, 23 de enero de 2011

Ojo, censura

El anuncio de Ramón Jaúregui sobre la creación de un Consejo Estatal de Medios Audiovisuales con capacidad sancionadora, que debería abordar, a su juicio, contenidos que incorporan “valores devaluados de convivencia” y “climas de crispación y enfrentamientos”, es, como mínimo, para echarse a temblar.
¿Valores devaluados de convivencia? ¿Climas de crispación y enfrentamientos? Sin duda alguna el actual paradigma de la telebasura es Sálvame, con su abanderada Belén Esteban a la cabeza, y ellos sirven como parapeto para este absurdo Consejo censor. Como cuando Franco, sin medias tintas.
Hay leyes más que suficientes para proteger a los menores o para regular o sancionar contenidos sexistas, homófobos, racistas, etc. Miren señores censores, existe un código civil y/o penal que debe ser implacable con aquellos que pasen la línea de lo legislado, y no estoy dispuesto a que siete señores, que ustedes colocarán con la vitola de independientes, nos digan cuáles son los valores devaluados de la convivencia o quién crea climas de crispación y enfrentamientos. Quien devalúa los valores de la convivencia son, por ejemplo, Artur Mas y el señor Montilla cuando declaran que se van a pasar por el forro de su abrigo polar la sentencia del Tribunal Supremo sobre el español. Quien enfrenta a unos con otros son, por ejemplo, los dirigentes andaluces que afirman que se liarán un canuto con la sentencia del Tribunal Superior de Andalucía sobre el caso del señor Chávez y la subvención, de diez millones de euros, a la empresa donde trabaja su hija del alma. Quien crispa a la ciudadanía son, por ejemplo, todos aquellos que han dilapidado el dinero de los cántabros y ahora son incapaces de hacer llegar las subvenciones concedidas, por crear empleo, a las pequeñas y medianas empresa de Cantabria, porque la caja está más vacía que las palabras de Revilla y que la moral de Gorostiaga.
Y cuando acaben con Sálvame y con Belén Esteban, y con aquella que se benefició al hermano de un torero que se lío con la hija de una cantante de copla, espadas y bastos, ese Consejo seguirá velando por la convivencia, la crispación y el enfrentamiento.
Es que en Alemania, en Francia y en Inglaterra existen, nos dicen a boca repleta. Ya, pero esto es España. Ya quisiéramos los españoles tener una justicia como la británica, unos Consejos neutrales como los franceses y una economía como la alemana.
Este Consejo, con olor a nazismo o stalinismo, se quiere crear hoy para tener influencia cuando ya no gobiernen.
Por cierto, estoy seguro de que con ese Consejo me hubiesen censurado este artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada